Ruinas de Esco

En el año 1959 comenzó el llenado del pantano de Yesa. Hasta entonces los habitantes de Esco habían vivido de la agricultura y ganadería. Las huertas estaban situadas en las riberas de los ríos Aragón y Esca, eran tierras muy ricas que se fertilizaban con las crecidas de los dos ríos. La parte de encima de la carretera se dedicaba al cultivo de cereal y viñas. Por otra parte la zona más alta del término, se destinaba a los ganados, principalmente ovejas y vacas (conocidas por "royas de la tierra") y algunas yeguas.

El pantano anegó, pues, la tierra más productiva. La única solución que lse ofreció a la población fue la de comprarles sus casas y demás tierras y que emigraran a las grandes ciudades. Esta solución que puede parecer justa, ha producido la mayor ruina para la zona. Se desalojaron tres pueblos, Esco, Tiermas y Ruesta, y se movilizaron unas 1.500 personas.

En Esco se siguió viviendo hasta la década de los setenta. El último nacimiento acaecido en Esco, en aquellos años todavía no se acudía a hospitales, tuvo lugar en el año 1965, fue una niña, Marisa Sánchez, de casa Cantón. Los hermanos Guallar, que viven actualmente en Esco, Félix nació en 1963 y Baltasar y Evaristo nacieron ya en Ejea.

Información extraída de la página web de la Asociación pro reconstrucción de Esco

Aún no hay comentarios. ¡Sé el primero en comentar!

  •  

JV Creación
diseño y programación web