Pórtico de la iglesia de San Miguel de Esco

La Iglesia parroquial de San Miguel es un edificio orientado al este, con planta de cruz latina formada por nave rectangular, cabecera semicircular y dos capillas laterales. La nave está abovedada con cañón ligeramente apuntado sustentado por tres arcos fajones que descansan en ménsulas lisas. El testero semicircular se cierra con bóveda de horno.

Las dos capillas laterales son de planta cuadrada abiertas mediante arcos formeros de medio punto en el primer cuerpo de la nave y cubiertas con crucería estrellada. Adosada a la capilla del lado de la epístola y con entrada desde el presbiterio se halla la sacristía de planta casi cuadrada, con abovedamiento como en la capilla.
El acceso se realiza por una única puerta abierta al sur en el último cuerpo de la nave. Se sitúa a cierta altura disponiendo de seis gradas que salvan el desnivel del suelo. Es abocinada y de medio punto. Ante ella hay un pórtico rectangular al que se accede por dos arcos semicirculares al oeste y al sur respectivamente.

La parte oriental del pórtico que linda con la capilla sur se cierra con una dependencia sin más iluminación y ventilación que la puerta de acceso.
A los pies de la nave e integrada con ésta se eleva la torre de estructura cuadrada y tres pisos. La parte más baja estaba ocupada por el coro, el segunda tramo ocultaba la bóveda y en el tercero queda instalado el cuerpo de campanas. En el invierno de 2001 se vino abajo la bóveda citada y arrastró al coro consigo. El campanario presenta cinco huecos, dos al sur y uno a cada uno de los otros tres muros. Los del lado este y oeste están cegados.

El acceso al campanario se realiza mediante una escalera de caracol de sólida construcción y aparejo adosada al muro septentrional de la torre, y a la que se da entrada por un distribuidor añadido desde el tercer tramo de la nave en su lienzo norte, que también da entrada al coro. Posee una estructura exteriormente cuadrada que encierra una escalera dispuesta en sentido helicoidal en torno a un vástago central. Se caracteriza por la buena factura y la unión de los sillares de escaleras y torres convenientemente trabajos y cuidados.

La Iglesia de San Miguel es en origen u edificio románico de cronología tardía, posiblemente del siglo XII. De esta época conserva la planta, hoy recrecida, el alzado del testero y parte la nave. Probablemente en algún momento del siglo XV o ya a principios del siglo XVI sobre la fábrica primitiva se produciría una ampliación hacia los pies, prolongando la nave hasta unirla con la torre que ya existiría en ese momento, como edificio defensivo exento, que de este modo quedaría anexada al templo, adaptando su espacio para instalar el coro y el cuerpo de las campanas.

En el siglo XVII, se añadieron la capilla de Nuestra Señora del Rosario y la sacristía. Así mismo, unos años más tarde, se construyó la capilla de San Juan Bautista, formando la planta de cruz de latina que actualmente tiene este templo.

Información extraída de la página web de la Asociación pro reconstrucción de Esco

Aún no hay comentarios. ¡Sé el primero en comentar!

  •  

JV Creación
diseño y programación web