Esco

En la orilla derecha del río Aragón represado en la linde con Navarra, en pleno Camino de Santiago, poco después de haber rebasado el desvío que penetra hacia el valle del Roncal, se yergue (todavía altivo) en la ladera de un cerro-testigo el lugar de Escó.

Este es uno más de los pueblos que lo fueron y que se sacrificaron en aras de la construcción de embalses. Sus campos anegados por el embalse de Yesa dejaron de producir cosechas que permitieran seguir subsistiendo a sus habitantes.

Más información sobre este lugar en la página web del románico aragonés

Aún no hay comentarios. ¡Sé el primero en comentar!

  •  

JV Creación
diseño y programación web